Ir al contenido principal

Pequeñas grandes mentiras: "100 años de fotografía Leica"

El carrusel mediático de PHotoEspaña ya está en marcha –¡20 años ya!– y una de las primeras grandes exposiciones que se puede visitar ahora mismo es la que se titula "Con los ojos bien abiertos: 100 años de Fotografía Leica", traducción casi imposible lo de "con los ojos bien abiertos" a partir de la expresión germana "Augen Auf"...

 Una vista parcial de la magna exposición © Valentín Sama

La exposición, mostrada ya en Berlín hace dos años, y ahora en el Espacio Fundación Telefónica, es total y absolutamente recomendable de visitar, por no usar el ya un tanto desgastado término de "imprescindible". Vaya eso por delante.

Ahora bien, ya desde hace un tiempo se me plantea una cierta duda acerca de la idoneidad para la tarea de algunas de las personas que constituyen los eslabones de la cadena del sin duda prolijo armazón que hace posible que una exposición como esta –o la de Lewis Baltz de la Fundación Mapfre, de la que hablaré brevemente después– se materialice para gozo de expertos e ilustración de los que lo son menos. Y ahí es donde puede haber algún que otro problema.


Un bonito y mucho menos conocido retrato de Oscar Barnack © Valentin Sama

Esta cronología acerca de los hitos históricos de la firma Leica contiene incorrecciones
© Valentin Sama

Así, en esta exposición sobre la Fotografía con Leica, en la cronología que figura casi nada más iniciarse el recorrido lógico, tras los retratos de rigor de Oscar Barnack, el creador del formato original Leica o "KB" (Klein Bild, o formato miniatura), mal llamado ahora "Full Frame", pronto dos suertes de "pústulas visuales" asaltan mis ojos.

En una de ellas, en el texto en español se lee: 1950: La Leica III es la primera cámara dotada con sincronización del flash. En ese momento, la compañía cuenta con 4.377 trabajadores.
Bajo ese texto, en inglés, se lee: 1950: The Leica III was the first Leica to feature integrated flash synchronization. By this time, the company had 4,377 employees.

 © Valentin Sama

El que lea simplemente el texto en español asumirá que –en 1950– la Leica fue "la primera cámara en estar dotada de sincronización para flash"... ¡claro, genial, que para eso era una Leica! Solo que la primera cámara de serie en gozar de ese avance fue la Ihagee Exakta VP... nada menos que en 1935, o sea, unos 15 años antes. Alguien se ha cuidado y ha traducido erróneamente... a favor de Leica.

La segunda "tachuela visual" es más seria, pues aquí no hay error de traducción aunque ésta sí que es mejorable: 2006: aparece la primera cámara con telémetro digital, la Leica M8. / The Leica M8 was introduced as the first digital rangefinder camera. Pues no señores y señoras de Leica: la primera cámara telemétrica digital fue –mal que les pese– la Epson RD-1,  de marzo de 2004. Aquí sí que hay un claro intento de arrime del ascua a la sardina, porque pensar en la ignorancia o el mero desprecio sería casi peor.

© Valentín Sama

El toque de humor –si es que existe– estaría en la fina interpretación posible de ese "was introduced as..." que si se quiere entender así, podría dejar entrever la propia falsedad de la afirmación, pues significaría más bien "fue presentada como la"...

En fin, la cuestión sería: ¿se le han escapado al comisario de la exposición Hahns-Michael Koetzle estos dos gazapos? El del flash tendría fácil corrección... el otro no tan fácil, pero también se podría corregir: "2008, aparece la primera Leica-M digital, la Leica M8".
¡Ánimo, Espacio Telefónica, que hasta el 10 de septiembre queda tiempo de sobra para corregir esos desbarres!

En Espacio Telefónica, calle Fuencarral, 3 Madrid

Inventando el "Cibacromo"

Haciendo un inciso, y a toro pasado, pero para que no digan que "me meto" solo con los de la expo de "Augen Auf", un tirón de orejas a los responsables de las cartelas (y catálogo) de la exposición de Lewis Baltz en la Fundación Mapfre (Bárbara de Braganza). Allí "la astilla visual" era ver descritas algunas obras en color del autor como... "Cibacromos". Así pues, como en inglés "pone" Cibachrome pues "pongo" Cibacromo. Pues no: Cibachrome era el nombre comercial de un proceso en color, que posteriormente pasó a llamarse Ilfochrome por cuestión de marcas registradas. Y por tanto no puede traducirse a "Cibacromo", ¡diantres! Los cromos nos los regalaban las profes como premio en la escuela en los años cincuenta del siglo pasado.
Si nos ponemos finos, habría que hablar de "Procedimiento de destrucción selectiva de tintes por la imagen argéntea". ¿Que es muy largo? Pues Cibachrome, amigos.


Comentarios

Anónimo ha dicho que…
Como es personal tu opinión. Tu molestia .es lo expuesto como exposición y los errores cometido e equivoco .son los que expusieron .pero no arrastre a la marca ..leica que es otra cosa como marca y la calidad de sus equipos ..ojo ..no tomes a la marca
Valentín Sama ha dicho que…
Apreciado comentarista anónimo: debo adelantar que no entiendo muy bien su comentario, quizá en parte por la forma en que está escrito, quizá por estar traducido de otro idioma...
Verá: no solo conozco la marca Leica, sino que soy usuario de la misma. He visitado las fábricas y en algún caso –como recordaría el entrañable Sr. Alonas– hasta me he permitido asesorarles en algún aspecto referente a unos tornillos de un modelo de cámara... Me da la sensación, estimado lector, que no conoce Ud. muy bien mi perfil. Precisamente porque conozco bastante la historia de Leica desde sus orígenes hasta ahora, y aprecio a la marca –insisto, hasta el punto de ser usuario– puedo opinar con una cierta autoridad cuando veo que en una cronología de una exposición se "mete la pata" en cuestiones históricas, probablmente por la desidia de una mala traducción o una pobre investigación.
Ignoro si se refiere a ese asunto o a otro distinto, ppero le invito a que se pueda expresar de nuevo a través de este medio. Saludos

Entradas populares de este blog

Magnum: Hojas de contacto. ¿Cuáles fueron las películas empleadas por los fotógrafos?

Tal como os avanzaba en uno de mis posts anteriores referentes a esta exposición de Fundación Canal, personalmente me resultan de utilidad casi nula las hojas de contacto. Me refiero, claro está a las correspondientes a mis propios negativos de los cuales en muy raras ocasiones hice y ello tan solo en una primera fase de mi actividad fotográfica.

Pero de la misma forma, considero que resulta interesante examinar las hojas de contacto de algunos autores –no de todos– por lo que allí podemos ver de secuencia de toma, tipo y estado de la cámara utilizada y también...¡de la película utilizada!


Por eso, durante mi primera visita a la exposición dediqué un buen rato a tratar de leer –lupa en mano– las inscripciones en los bordes de la película de las tiras de fotogramas de esos 95 contactos. En algunos casos eran ilegibles, bien por superposición de elementos, exceso de exposición en el contacto (afirmativo: exceso de exposición), máscaras, ausencia del dato en la película o –finalmente– po…

El World Press Photo, de nuevo

Creo recordar que –para esta edición del 2017– los organizadores de este concurso, patrocinado por Canon, hubieron de cambiar las reglas para evitar los follones típicos de quítame allá un retoque u otro.
Debo decir que se me da un ardite ya si las fotos están retocadas o no, y me aburre el cansino argumento de "Ansel Adams [y otros] ya lo hacían en el cuarto oscuro", argumento que –cusiosamenre– a veces suelen emplear los mismos que critican al ahora "infamous", Steve Mcurry.

Pero al grano: de la ciertamente impactante foto obra de Burhan Ozbilici, realizada en los instantes posteriores al asesinato del embajador ruso en Turquía, Andrei Karlov, lo que me intriga es un detalle técnico-estético.

©  Burhan Ozbilici
De lo que os hablo es del brazo, pero sobre todo el dedo índice de la mano izquierda del asesino, que se me antoja –en la imagen– anormalmente largo. Los datos oficiales de cámara, son claros: Canon EOS 5D Mark III, 1/250 s y f/ 5 a 1.600 ISO. Puesto que l…